Apostar 100€ con tus amigos a una final de Champions: Real Madrid Vs Atlético, ganar y no ver un euro

¡Benditas finales de Champions!

¿Qué apasionado del deporte no espera como agua de mayo y nunca mejor dicho, que llegue esa ansiada final? Todos los países del mundo viven con mucha ilusión esta noche tan mágica.

Además, cuando se trata de un duelo de titanes como este con dos finalistas españoles y de origen madrileño, todos queremos hacer la mejor apuesta.

Y es que, si sumas a la alegría de que tu equiposea ganador haberte llevado el dinero de la apuesta, podría considerarse un día redondo. Pero… no todo es de color de rosa.

¿Qué pasa por tu cabeza cuando lees este título?

A lo largo de este post, entenderás que las apuestas de fútbol o de cualquier deporte, guardan relación con un concepto financiero básico.

Hace unos días, tratábamos el concepto de riesgo sin detenernos en los diferentes tipos que existen. Para recordarlo en pocas palabras: el riesgo es la incertidumbre sobre la rentabilidad de un activo.

Así pues, el primer tipo de riesgo del que se hablará es el riesgo de crédito.

Que rápido nos tiramos a la piscina a la hora de apostar con amigos en partidos como estos, sin ser conscientes de que podemos quedarnos sin un céntimo. Es ahí cuando entra en juego este tipo de riesgo.

Si bien, debemos tener en cuenta que este ejemplo en concreto, se trata un tipo de riesgo de crédito muy específico, el de contrapartida porque se debe a la elección de la persona que nos da contraparte (si hubiéramos elegido un amigo más serio, estaríamos gastándonos los 100 euros!!).

riesgo-de-credito

Se produce cuando la otra parte incumple sus obligaciones de pago, es decir, cuando no se recibe el pago de tu deudor.

El riesgo de crédito es uno de los más conocidos. Con él, existe una probabilidad alta de sufrir una gran pérdida a consecuencia de un impago.

Este concepto no sólo está relacionado con bancos o instituciones financieras sino también con organismos de diferentes sectores, empresas, personas físicas etc.

Algunos ejemplos del riesgo de crédito : que la persona a la que tengo alquilado mi piso deje de pagarme la renta o que una empresa no devuelva el préstamo al banco. También sufren riesgo de crédito las instituciones financieras al hacer un préstamo a un cliente particular, a través de las tarjetas de crédito, hipotecas etc, entre otros.