¿Por qué un tweet de Trump te afecta?

¿140 caracteres? ¿Parecen pocos, verdad? Pues que se lo digan a Donald Trump que es capaz tan sólo con un tweet de cambiar irremediablemente el rumbo de las cosas y de las acciones…

No hay duda de que nosotros, como ciudadanos del mundo, tenemos nuestra opinión consolidada del presidente de Estados Unidos. Y nos puede caer bien o mal, pero lo que no es opinable es que nos afecta en gran medida si somos inversores.

Cada vez que lanza un tweet haciendo referencia al comercio mundial, a un gasto superior en infraestructuras o a bajadas de impuestos, los mercados financieros reaccionan.

Así, si eres empresa, un nuevo mensaje puede conducirte a diferentes escenarios: mayores beneficios, mayor crecimiento económico o mayor inflación. Y en este último punto nos vamos a centrar.

En primer lugar, hay que entender lo que es el tipo o tasa de interés, que no es más que el precio que se paga por utilizar una determinada cantidad de dinero en un período de tiempo establecido, es decir, la contraprestación. La inflación, por su parte, es el coste de las cosas, de manera que si ésta aumenta, el tipo de interés suele actuar de la misma forma.

Por lo tanto, el riesgo de tipo de interés hace referencia a la posibilidad de que nuestro patrimonio se vea afectado por movimientos en los tipos de interés. Y lo puede hacer de dos modos:

1) porque estoy endeudado a tipo de interés variable (la hipoteca referenciada al Euribor 12 meses es un buen ejemplo). Así, si los tipos suben, la cuota de mi hipoteca subirá.

2) porque en mi cartera de inversión tenga renta fija (bonos) cuya rentabilidad dependerá de lo que hagan los tipos. De forma resumida, si mi bono tiene un cupón anual del 3% en el momento de la compra y los tipos de interés suben al 4%, mi bono vale menos (ha perdido atractivo en la situación actual de mercado).

Y claro, que el Sr Trump hable de bajadas de impuestos, que eso haga pensar a los mercados que la gente va a consumir más generando mayor inflación y que los tipos de interés suban, reflejando esas expectativas, impacta en nuestro bolsillo .

El refranero español dice aquello de que “cuando alguien habla, sube el pan”, refiriéndose a decir algo inapropiado o inconveniente y aquí el ejemplo más claro.