¡800 euros en café!

Pongamos que una persona toma dos cafés al día. Uno por la mañana (que hay que despertarse) y otro a mediodía (que siempre viene bien para afrontar la tarde). El caso es que esos dos cafés, que toma de lunes a viernes, le cuestan 1,5 euros.

Es decir, 3 euros al día, 15 euros a la semana, 60 euros al mes. En un año habría gastado ¡780 euros en café! ¿Y si fueran del Starbucks? ¡El gasto sería de, mínimo, 1.500 euros!

Si esa misma persona, en vez de irse a la cafetería se tomara el café en casa o se lo llevara a la calle en una taza chula, podría invertir ese dinero y sacarle partido. Así, si invirtiera en un producto muy conservador, a final del año en vez tener -780 euros en su cuenta, tendría 800 euros. ¿Y si fuera algo más arriesgado e invirtiera en un fondo que renta de media un 5%? Al cabo del año tendría 820 euros. ¿Y en 10 años? ¡Sumaría 9.800 euros!

Ahora imaginemos qué ocurriría con caprichos algo más caros, como un par de copas el fin de semana o unas deportivas. Los números hablan por sí solos:

Quizá no seas de café ni de copas, así que para ver cuánto obtendrías ahorrando otros gastos o caprichos accede a esta calculadora http://davidbach.com/latte-factor/ . No se trata de vivir sin caprichos, pero sí de ser consciente de lo que gastas.

Imantia+ Deportistas+ cafe