El fútbol español quiere cotizar en Bolsa

El equipo de regional preferente Intercity San Juan de Alicante quiere ser el primer equipo español en cotizar en bolsa. El anuncio de esta decisión se produce antes de su conversión en Sociedad Anónima Deportiva (algo imprescindible para poder cotizar).

No es la primera vez que un equipo español declara su intención de salir a Bolsa. Hace unos años el Valencia CF lo anunciaba en el Financial Times, aunque la historia le llevó por otros derroteros…

Requisitos para salir a bolsa en España

Pero, ¿por qué a día de hoy no hay ningún equipo de fútbol español en Bolsa? Lo primero que se exige a un club para salir al parqué es que concatene varios años seguidos de beneficios, algo que no cumplen muchos clubes españoles.

En segundo lugar, es que sean Sociedades Anónimas Deportivas. A principios de los 90, dada la situación económica crítica por la que atravesaban varios clubes, se creó una nueva regulación que obligaba a todos los equipos de fútbol y baloncesto con pérdidas en alguno de los 4 años anteriores a convertirse en SAD. Esto suponía que el control dejaba de estar en manos de los socios y pasaba a los accionistas, los nuevos dueños. Sólo el Barcelona, Real Madrid, Athletic y Osasuna lograron mantenerse como clubes dentro de los equipos de primera división, precisamente los que más posibilidad de éxito tendrían en una salida a Bolsa.

En tercer lugar, de salir al parqué los clubes se verían sometidos a una estricta regulación por parte de las entidades supervisoras. Esa transparencia haría que todos los fichajes, movimientos, liquidaciones o cambios significativos tuvieran que ser comunicados a la CNMV (el regulador de las empresas que cotizan), con las implicaciones que esto tendría en determinadas negociaciones.

Acciones muy volátiles

Como vemos, la tarea de salir a bolsa para los clubes españoles no es fácil. Pero, ¿qué hay de los inversores? ¿Se trata de una buena opción? El inversor que quiera hacer de esta afición una fuente de ingresos tiene que estar preparado para los sobresaltos. Su evolución depende de dos aspectos que, inevitablemente, se ven entrelazados.

Como cualquier acción, la cotización de los equipos de fútbol puede oscilar en función de la buena o mala gestión de la empresa, en este caso, los derechos sobre jugadores, la explotación de la marca, merchandising, ingresos publicitarios y recaudación en taquillas, entre otros.

Por otra parte, tenemos que tener muy en cuenta las pasiones que despierta el deporte rey, de forma que el precio de estas acciones puede variar bruscamente tanto al alza como a la baja por motivos como resultados deportivos o fichajes, como ya les ha pasado a la Juve o a la Roma.

Quien desee aventurarse en este mundo puede hacerlo a través del índice Stoxx Europe Football, que engloba a varios clubes que cotizan en bolsas europeas (compuesto por 23 equipos de fútbol de Dinamarca, Turquía, Portugal, Italia, etc.) o a través de fondos de inversión.

En España habrá que esperar unas semanas, incluso meses, para ver si se materializa ese deseo del Intercity de ser el primer equipo español en cotizar en bolsa. Sin duda uno de los partidos más difíciles a los que se han enfrentado.