Estás preparado y con más ganas que nunca de dejarte la piel en cada competición. Imagínate en ese último partido de la temporada tirando un penalti decisivo. ¿A la izquierda o a la derecha?, ¿nervios?, ¿indecisión? Nada de eso. Te conoces tan bien que no tienes qué temer.

Lo mismo pasa con las finanzas. Si inviertes sabiendo qué te quita el sueño y qué no, será mucho más fácil. Por lo tanto, establece tu estrategia en función de tu perfil inversor y tolerancia al riesgo (capacidad de asumir pérdidas), porque de la misma forma que un portero no sigue el mismo entrenamiento que un defensa, tú tampoco vas a invertir como el resto…

Te explicamos los tres perfiles más típicos:

-Perfil conservador: No quieres que experimenten cuando está en juego tu dinero. Por eso te quedas con productos de menor rentabilidad, pero más seguros.

Perfil moderado: “Open your mind”. Estás más abierto a otras fórmulas de inversión que te aporten mayor rentabilidad asumiendo algo más de riesgo.

-Perfil agresivo: No te importa asumir un riesgo más alto a cambio de una mayor rentabilidad.

Para entenderlo mejor ayúdate de esta infografía:

Perfil inversor

Haz este pequeño ejercicio antes de invertir y pide ayuda a un profesional para conocer a la perfección tu perfil. ¡ÁNIMO!