Igual que Rafa Nadal o Roger Federer se entrenan todos los días para mejorar su juego, el ahorro también es sinónimo de entrenamiento, así que, ya sabes, ponte a ello.

Para que te resulte más sencillo puedes ayudarte de una regla muy útil: la de los 4 pasos. Tranquilo que la fórmula es sencilla, basta con destinar un porcentaje de tus ingresos a cuatro categorías:

  • El día a día (50%)
  • Imprevistos (15%)
  • Caprichos (15%)
  • Retirada (20%)

Este método no sólo cubre el “aquí y ahora” sino que también permite ahorrar parte de tu dinero para que los gastos tras tu retirada no se te echen a la espalda. Con él, los imprevistos no se comerán ese dinero que tanto te ha costado ahorrar y, por supuesto, hay un hueco para los caprichos. ¡No todo va a ser guardar!

Ayúdate de esta infografía para entenderlo mejor:

Imantia Deportistas+ regla de los 4 pasos

Así, una vez que sabemos cuánto podemos ahorrar cada mes, llega el momento de decidir qué hacer con ello, si ahorrarlo o invertirlo.