Cuando comenzamos con esta formación te recomendamos hacerte un “chequeo” financiero para conocerte a la perfección antes de decidir dónde destinar tus ahorros.

Pues bien, si tomaste la decisión de invertir (sea cual sea el producto financiero en el que lo hayas hecho), es importante que tengas muy en cuenta este post.

Nuestro consejo es que, después de poner a trabajar tu dinero, no te olvides de lo que es tuyo. Esto es como cuando empiezas la temporada, cada año acostumbras a hacerte una revisión y ver como está tu cuerpo. Es verdad que los asesores profesionales están muy cualificados para hacer lo que deben, pero tú tienes que ser el primero que haga un seguimiento de cómo van tus inversiones, y prestarles la atención que merecen. Es cierto que todas requieren de la misma vigilancia, pero con matices.

De forma general, cuanto más capital hayas invertido, tendrás que hacer más seguimiento (no queremos que te lleves sorpresas indeseadas por las expectativas que tenías).

Es importante que hagas una revisión como mínimo cada año, pero si puede ser cada seis meses, mucho mejor. Si inviertes en bolsa, no es conveniente que controles el valor de las acciones de manera diaria para ver si suben o bajan. Lo hacen de manera muy continuada, y no deberías precipitarte a hacer transacciones por dichas fluctuaciones.

Por eso, en esta infografía te vamos a mostrar algunas situaciones que debes “vigilar”:

Imantia Deportistas+ Evolución de las inversiones

Antes de acabar debes saber que existen distintos instrumentos de información financiera (Bolsa de Madrid, Expansión…), además de la documentación que las entidades deben enviarte de forma obligatoria para conocer todo sobre el vehículo que contrataste.

Ya no queda nada de nada… ¡te anímamos a seguir más que nunca!