Cuando de ropa se trata, tienes claro cuál es esa sudadera que cumple con el “bueno, bonito y barato”. Sin embargo, con los planes de pensiones puede que te cueste un poco más. ¡Para eso estamos!

Los planes de pensiones al igual que el resto de vehículos de inversión cuentan con una serie de costes con los que se paga el trabajo tanto de las personas que se ocupan de gestionar tu dinero (comisión de gestión) como el de las entidades que velan porque tu inversión esté a buen recaudo y todo en regla (comisión de depositaria).

Ambos costes serán un porcentaje de tu patrimonio (te quitarán un tanto por ciento anualmente), por lo que es muy importante que antes de contratar un plan, te fijes en cuánto te van a cobrar. Cada entidad puede decidir qué porcentaje aplicar, pero la legislación marca unos límites máximos que deben ser respetados (y que veremos en la infografía).

Eso sí, igual que pasas de Kalenji para tus zapatillas de correr y prefieres pagar un poquito más por esas Nike, Asics o Adidas, en el caso de los planes de pensiones, si los gestores son buenos y consiguen buenas rentabilidades sin asumir riesgos innecesarios, no te importará pagar un poco más.

En este sentido, recuerda que la rentabilidad que ves en los periódicos ya descuenta las comisiones, es decir, es la que verás en tu bolsillo. ¿Qué prefieres, ganar un 5% -ese que ves en el periódico- habiendo pagado un 1,5% o ganar un 5% habiendo pagado un 0,2%? Nosotros lo tenemos claro, preferimos la primera opción. En el primer caso los gestores han sido capaces de lograr una rentabilidad total del 6,5%, mientras que en el segundo caso, del 5,2%, lo que nos hace presuponer que los primeros son mejores gestores…

Todo lo que debes saber sobre estas comisiones lo encontrarás en esta infografía:

Imantia Deportistas+ Comisiones de los planes de pensiones