Lo que te hemos contado hasta ahora no puedes negarnos que está muy bien. Estás a punto de ser el experto que todo lo sabe sobre renta fija… (Casi, casi 😉). Vamos a aprovechar este post para contarte algo que te va a interesar porque está muy bien ver tu equipación preferida en una foto, pero…

 si te dicen dónde la puedes encontrar y cuánto cuesta, ¡mejor que mejor!

Para poder “comprar” renta fija, tendrás que ir a tu entidad bancaria o utilizar plataformas de brokers online.: Renta4, Ahorro.com… La deuda pública se puede adquirir en “directo” en la web del Tesoro.

Por otro lado, es necesario darte una pequeña anotación sobre las comisiones que te cobrarán en los mercados de renta fija. Éstas pueden “mermar” la rentabilidad de tu inversión… así que, ¡tenlas muy en cuenta!, ya que pueden variar mucho de una entidad a otra.

Comisión de compra-venta: deberás pagar cada vez que compres o vendas títulos de renta fija en el mercado secundario.

-Comisión de custodia: tu entidad financiera te cobrará una cantidad que se genera por el mantenimiento de los productos financieros que adquieres en el mercado de valores, como puede ser un bono, una letra o un pagaré. Debes saber que ésta será más alta, cuanto mayor sea la inversión que realices. No se puede hablar de una comisión mínima porque cada entidad cobrará un porcentaje diferente según el producto u otras circunstancias.

Operaciones relacionadas con custodia y administración: sólo lo realizarán entidades autorizadas y están obligadas a tener al día tus posiciones, informarte de las operaciones etc. Cada entidad elige la base sobre la que calcula la comisión de custodia y administración, que puede ser el nominal de los valores, el efectivo liquidado, puede existir un importe mínimo por operación, etc..

No te pierdas esta infografía, lo entenderás a la perfección:

Imantia Deportistas+ Comisiones Renta fija

Ponemos fin a la renta fija, pero si tienes dudas… no tengas miedo y ¡pregúntanos!